martes, 19 de octubre de 2010

Ensayo ¿que es educar?


¿Qué es educar?

La habilidad de educar es un elemento básico e intrínseco para el ser humano pueda irse formando y evolucionando.

Construir el camino del conocimiento de cada uno, a partir de la interpretación de las enseñanzas de otra persona.

En el camino que es la vida, no dejamos de estar educando y de que nos eduquen, debido a que constantemente estamos intercambiando información con todas las personas de nuestro alrededor y ahora en la “edad digital” podemos transmitir información para todo el mundo, con lo que también podemos llegar a educar a personas sin conocerlas.

Educar abarca toda clase de aprendizajes en la vida, uno de ellos es el que se realiza en colegios, institutos y universidades, la educación para poder realizar una actividad laboral.

Para esta formación tienen las responsabilidad los profesores, aquellos que para la sociedad están mal vistos, porque ven en ellos a una figura con un trabajo fácil, con muchas vacaciones, culpables de que la sociedad este en crisis.

Pero todo esto es otro paso más a la infravaloración de este gremio, uno de los más importantes cuando no el más importante que tenemos.

Porque los profesores no solo educan para la formación de un trabajo, un buen profesor debe educar en valores que ayude al alumno a crecer como persona, que le ayude a saber pensar para resolver sus problemas de futuro, que tenga una figura de sabio de poder responder cualquier duda.

Todo el mundo siempre tenemos uno o dos profesores que nos marcaron,  que nos cambiaron la forma de ver la vida y que nos ayudaron a ser una parte de cómo somos.


De todas formas, no solo educan los profesores, también nuestros padres tienen ese poder, de hecho lo tienen toda la vida sobre los hijos, ya que uno de los objetivos de un padre es formar a su hijo para que este tengan un buen camino en la vida.
Así, el padre enseña a hablar pero el maestro a leer. Los dos se complementan a la perfección debiendo ser las figuras referencia a la hora de enseñar y educar.

El problema viene cuando uno de los dos no cumple su función y le achaca al otro el incumplimiento del “contrato educacional” con el niño/alumno.

En la actualidad este problema se ve en las aulas, es decir, el alumno tiene mucho déficits de valores desde casa: Falta de respeto ante profesor y ante otros alumnos, violencia, desidia, apatía… y demás canceres de la educación.

Son problemas en la formación temprana, la de la familia que en algún momento algo habrán hecho mal.

Vivimos en una sociedad en la que se sobreprotege al niño, se le dan todo lo que él quiere. Esto es debido a que la generación de padres de hoy en día sufrió mucho en la época que fueron niños y no quieren que sus vástagos sufran como ellos, por eso para redimirse, le dan todo lo que ellos no pudieron tener.

Esto nos lleva a que los niños se acostumbran a que se lo den todo, y eso no es educar, es maleducar, porque en la vida es muy difícil conseguir todo lo que uno quiere sin que se esfuerce. Ahí entra el profesor que intenta reenganchar por el buen camino al alumno, pero que en algunos casos es imposible. 

Hay que añadir que recibirá las críticas de los padres por no haber llevado por el buen camino a su niño. Y de ahí el por qué la sociedad actual critica la labor del profesor, porque no les gusta aceptar su parte de culpa en la parte de formación.

Además, tenemos influencias en todas partes a la hora de educar, ya puede ser mediante escritores, músicos, ídolos televisivos y deportivos, gente anónima de internet…

Se reciben innumerables influencias a la hora de convertir nuestro yo único, y depende de cómo sigamos esas influencias habremos recibido una buena educación o no.

Porque no es lo mismo ver un programa del corazón durante 3 horas y luego una película de violencia durante otras 2 horas que haber leído un buen libro  y ver una película sobre un problema social como puede ser el racismo.

Esta idea viene de los refranes populares, los cuales siempre tienen una parte de sabiduría como “dime con quién vas y te diré como eres”, demuestra el poder de las influencias, nosotros solo decidimos cuales son las influencias que queremos tener, pero ellas son las que nos moldean.

Por eso, hay que recalcar la importancia de la influencia que nos puede dar un profesor para educarnos, porque todos hemos tenido un profesor y sin ellos no somos quienes somos. Porque ellos nos han educado, o por lo menos lo han intentado y la sociedad no debería de culparlos de los males de la sociedad, sino que cada uno hiciera una autocrítica de hacia dónde vamos y que parte de culpa tiene cada uno.


 “Educar no es transmitir conocimientos, sino ayudar al descubrimiento del propio ser” de María Montessori

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada